Creando una cultura de respeto y confianza

Creando una cultura de respeto y confianza

¿Por qué es importante crear una cultura de confianza y cuáles son los beneficios? Y, lo más importante, ¿cómo se hace?

Cuando las personas piensan en un gran lugar de trabajo, a menudo imaginan una compañía con oficinas modernas, celebraciones increíbles y buenos beneficios. Si bien esos elementos están presentes en muchos de Los Mejores Lugares para Trabajar, la definición de un gran lugar de trabajo va mucho más allá de los beneficios. De hecho, en esencia, un gran lugar de trabajo se trata del nivel de confianza que los empleados experimentan en sus líderes, el nivel de orgullo que tienen en sus trabajos y la medida en que viven el día a día con sus compañeros.

La confianza es el principio definitorio de los grandes lugares de trabajo y se crea a través de la credibilidad de la gerencia, el respeto con que los empleados sienten que son tratados y la imparcialidad que perciben de sus líderes.

Al desarrollar respeto, confianza y compromiso en el lugar de trabajo, podemos cambiar la calidad de la vida laboral para todos los empleados. La clave para crear un excelente lugar de trabajo no es un conjunto prescriptivo de beneficios, programas y prácticas para los empleados, sino la construcción de relaciones de alta calidad en el lugar de trabajo, relaciones caracterizadas por orgullo, propósito en el trabajo / sentido de la misión, comunicación honesta, camaradería y trato justo.

Crear una cultura de confianza entre los líderes empresariales, gerentes y empleados (y también proveedores y clientes) no solo es lo correcto, sino también la ventaja competitiva más fuerte de una organización. Según nuestras investigaciones, sabemos que las organizaciones que generan confianza y compromiso crean culturas que ofrecen un desempeño empresarial sobresaliente y sostenible. Los líderes empresariales deben concentrarse en el valor a largo plazo y no en los números a corto plazo / ganancias rápidas.

Las organizaciones necesitan evaluar regularmente la cultura de su lugar de trabajo midiendo los niveles de confianza de los empleados y la participación de los empleados en la organización para tomar medidas correctivas oportunas. Debido a las presiones financieras y la reducción de costos, muchos líderes y gerentes dañan involuntariamente la relación que tienen con los colaboradores, que a menudo suele generar estrés, exceso de trabajo y la mala salud de las personas.

Existen formas bien definidas en las cuales los líderes y gerentes pueden crear un ambiente caracterizado por una cultura de respeto y confianza al:

  • Mostrar honestidad e integridad al llevar a cabo su visión comercial y todos los tratos comerciales, no solo con los empleados, sino también con los clientes y proveedores, de manera consistente.

  • Fomentar comunicaciones bidireccionales abiertas y transparentes que sean accesibles para todos los miembros de la organización en todo momento.

  • Demostrar cuidado y competencia en la coordinación de los recursos humanos y la asignación equitativa de los recursos materiales.

  • Garantizar un tratamiento equilibrado, la inclusión y la igualdad de oportunidades para todos los empleados, en todos los aspectos de su vida laboral, y no solo en términos de salario y beneficios. Las organizaciones deben garantizar la justicia en este aspecto proporcionando procesos internos sólidos para apelaciones.

  • Apoyar el desarrollo profesional y personal de todos los empleados ofreciendo capacitación relevante y asegurando la ausencia de discriminación y la ausencia de favoritismo en todos los procesos de contratación y promoción.

  • Reconocer las contribuciones individuales y mostrar aprecio por el trabajo realizado. Asegurarse que los gerentes no consideren las contribuciones de los empleados como simples transacciones comerciales, alentando la práctica de la generosidad en todas las interacciones con los empleados; debe haber una genuina sensación de respeto y cuidado de los empleados.

  • Respetar la capacidad de cada empleado para ser ellos mismos y cuidarlos como individuos con vidas personales fuera del trabajo.

  • Permitir que los empleados colaboren y participen en decisiones relevantes que afectan su trabajo y bienestar.

  • Promover un ambiente de trabajo socialmente amigable y acogedor con un claro sentido de comunidad, equipo y familia.

  • Proporcionar trabajos personales útiles y satisfactorios que se alineen directamente con la misión y estrategia más amplia de la organización y que tengan un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.


Creemos firmemente que siguiendo estas directrices y cultivando así una 'Cultura de respeto y confianza', cada organización puede convertirse en un gran lugar de trabajo y, al hacerlo, mejorar la calidad de vida de todos los empleados y la sociedad en general. Promover una cultura de respeto y confianza en el lugar de trabajo es como firmar un contrato humano con el mundo en general y las generaciones venideras.



 Reciba las últimas novedades
de Great Place to Work®