MENU

Inclusión en tiempos de Covid

Inclusión en tiempos de Covid

El mundo de los negocios no volverá a ser lo que era antes de Covid ¿qué implicancias tendrá esto para las mujeres que trabajan?

Las voces más optimistas presagian una nueva era de líderes, más sensitivos o más centrados en el costado humano que trabajarán en organizaciones que tendrán esa misma impronta. En este sentido, la pandemia nos deja unas cuantas enseñanzas, entre ellas, los arreglos flexibles de trabajo parecían no ser algo tan imposible (aunque se necesitó una pandemia que en 15 días tome las decisiones que en términos normales nos hubiera llevado 50 años más resolver).

A su vez, muchos hombres se encontraron en sus hogares compartiendo tareas que no les eran tan “familiares” después de todo. Sin la cerveza a la salida de la oficina ni el encuentro futbolero semanal, se vieron más libres para comprometerse con las cuestiones domésticas, lo que de alguna manera podría ayudar a erosionar las normas sociales que aún hoy conducen a una distribución desigual del trabajo doméstico y el cuidado infantil.

Las voces más pesimistas instalan la discusión sobre el mercado laboral en sí mismo: los trabajos menos calificados son ocupados por mujeres en industrias que tuvieron que cerrar sus puertas. Esto implica volver varios pasos hacia atrás en lo que había sido uno de los grandes avances en los mercados laborales femeninos en América Latina en las últimas décadas: el acceso a puestos de trabajo decentes. En tanto, en puestos más calificados, las mujeres se habían beneficiado de los esfuerzos de larga data para aumentar su representación en los niveles medio y superior. Aún faltando mucho camino por recorrer en términos de equidad de acceso a crecimiento jerárquico, comenzaban a observarse muchos avances. Pandemia de por medio, estas voces ven amplificada la desigualdad no importa el grado de calificación que los puestos requieran.

Desde Great Place to Work®, tenemos una mirada inclusiva de la fuerza laboral y analizamos los datos con esa perspectiva. Cuanta más diversidad de ideas, más preparadas estarán las organizaciones para servir a clientes cada vez más exigentes y cambiantes. Cuanta más inclusión de esa diversidad, más voces estarán siendo escuchadas al interior de los equipos y más posibilidad de innovación existirá para llegar a esos consumidores.

Pero la inclusión requiere una mirada de equidad previa. Requiere partir de la base de que todos sin importar quiénes seamos, qué lugar ocupemos en la organización o de dónde vengamos, tengamos las mismas oportunidades. Sino, para qué nos contrataron.

Cuando observamos los datos que mejor reflejan la equidad de género, o no, las diferencias quedan expuestas. Uno de estos datos responde a una variable clave, el grado de involucramiento que los líderes promueven entre los miembros de sus equipos: 

Diapositiva1 1

Existe una clara brecha en la percepción de involucramiento de las mujeres que tienen cargos ejecutivos dentro de la organización y quienes no tienen gente a cargo. Este gap en Los Mejores Lugares para Trabajar para Mujeres muestra la necesidad de afinar las medidas que las empresas toman al momento de amplificar las voces de todas las mujeres dentro de la organización. Porque la participación en el lugar de trabajo comienza por brindar el espacio para incluir al otro.

Por otro lado, observando los mismos datos según la percepción de mujeres que trabajan en organizaciones que no pertenecen al ranking de mejores empresas para trabajar para mujeres, los resultados también ameritan ser observados.

Diapositiva2 1

Si bien la distancia entre unas y otras es un tanto menor, 16 puntos las separan en detrimento de quienes no tienen gente a cargo, los resultados consolidados son mucho menores que el de sus pares de ranking. 80 puntos de percepción positiva para las mujeres del ranking versus 53 de las mujeres del resto de las organizaciones.

Una vez más, las empresas que forman parte del ranking de mejores lugares para trabajar para mujeres, están en condiciones de brindar una experiencia extraordinaria a las mujeres. Ahora resta, llegar a todas ellas.

 ¿Empezamos? Medí tu cultura organizacional y la experiencia de tus colaborades a través de nuestro programa de Certificación™ y convertite en un gran lugar para trabajar para todos.