MENU

Tips para el trabajo remoto en tiempos turbulentos

Tips para el trabajo remoto en tiempos turbulentos

Estamos ante una crisis global que no tiene ninguna relación con nada que hayamos vivido antes. Y cuando esta amenaza haya terminado, el mundo va a ser otro. Entonces, cualquier decisión que tomemos hoy, va a influir de manera directa en la nueva época que se avecina. Generaciones enteras estudiando y trabajando de manera remota. Hasta hoy hablábamos del trabajo y el estudio como fenómenos sociales. A partir de hoy, parece que la conexión en línea es la mejor, o única opción. Y así, tiramos por la borda décadas de debate acerca del avance de la tecnología en el mundo del trabajo y de la educación. Si en poco tiempo comprendimos que, dada la emergencia actual, el mejor antídoto parece ser el aislamiento y la distancia social, no hay mucho más por debatir.

Es por eso, que el costado humano del trabajo a distancia se vuelve crucial. Seas un líder experimentado en manejar equipos de trabajo remoto, o el líder de una empresa más pequeña con negocio puramente local que está acostumbrado a ver a las personas en sus escritorios, acá van algunos tips para repasar o para adoptar al momento de “liderar desde casa”.

1. Confiá, confiá, confiá en tu gente. Es el momento ideal para ponerte a prueba en este tema: aunque la tecnología continúe cambiando nuestras formas de trabajar, las necesidades psicológicas de seguridad de las personas se mantienen constantes. Por eso, haceles saber de sobremanera que estás ahí para lo que necesiten y que vos sabés que ellos están poniendo su mejor esfuerzo en un contexto que, para muchos, es nuevo y a su vez, de alta incertidumbre.

2. Enfocate en resultados que los equipos deben lograr, no te concentres tanto en las tareas. Las maneras de lograr resultados se van a ver alteradas por el ritmo vertiginoso de los acontecimientos. Es un buen momento para abandonar el micromanagement (que dicho sea de paso, no ayuda en nada a la confianza). Para esto es necesario reestablecer objetivos de corto alcance e ir probando cómo se cumplen. Contar con métricas propias del equipo es una excelente herramienta para cuando necesites establecer los siguientes objetivos.

3. Comunicá claramente esos objetivos y sus plazos de cumplimiento. En este sentido, pensá que muchos de los miembros de tu equipo (tal vez, al igual que vos) están lidiando en paralelo con las tareas de los niños y las domésticas. Además de estar lidiando con la ansiedad familiar y la propia. En este sentido, evitá la tentación de enviar pedidos extras más allá de lo acordado.

4. Establecé acuerdos de en qué momento de la semana se van a realizar las reuniones formales de seguimiento. Y mantenete flexible al momento de tener que hacer modificaciones.

5. Informá diariamente. Vos vas a manejar más información que ellos a la vez que ellos van a quedar más aislados del día a día organizacional. Mantenelos al tanto de las decisiones que se van tomando.

6. Brinda y pedí feedback constante. No presupongas nada: ni que tienen la información suficiente para realizar sus tareas ni que vos estás haciendo lo que ellos esperan.

7. Reconocé los esfuerzos y alentá a seguir adelante. Aunque todo se vuelva más lento (y nos hayan estado enseñando hasta ayer que todo debe ser más ágil) y los resultados tarden en llegar, recordá que, al igual que vos, ellos también están haciendo su aprendizaje.

8. Cuidá a tu gente: cuerpo y mente. Recordales la importancia de la postura física frente a la pantalla y de realizar pausas activas. De ser necesario, ayudalos a diseñar una rutina diaria de trabajo en la medida de lo posible. Aconsejalos acerca de los riesgos sobre la salud de aumentar los niveles de estrés y ansiedad si uno está sobreinformado, y que traten de hacerlo siempre vía medios oficiales del país en donde se encuentran.

Casi el 80% de las empresas de Argentina, son PyMEs, que no están tan acostumbradas al trabajo remoto ni a tener a mano buenas prácticas al respecto. Desde GPTW queremos ayudar a esas empresas a transitar este ciclo, de la manera más eficiente y humana posible.

 

Por Emilia Montero Directora de Investigación y Desarrollo Great Place To Work® Argentina.