"Respetamos de manera auténtica a nuestra gente"

"Respetamos de manera auténtica a nuestra gente"

Dialogamos con Pablo Ardanaz, Gerente General de Sodimac Argentina. En esta nota nos cuenta por qué la empresa logró posicionarse en el puesto 7(de la categoría de más de 1000 empleados) del ranking de Las Mejores Empresas para Trabajar en el país y cómo se puede gestionar el clima en un negocio muy intenso y en el que la exposición frente al cliente es permanente.

¿Cómo fue el proceso por el cual decidieron empezar a mejorar la gestión del clima organizacional?

Es una decisión que lleva varios años en la empresa. Tiene que ver con que somos una compañía de personas y estamos en un negocio donde ellos son la clave.

En nuestro caso, la diferencia la hacen las personas y sabemos que tener un clima organizacional favorable, hace que los colaboradores trabajen mejor, y que elllos trabajen mejor, hace una excelente empresa para todos.

¿Cuáles son los puntos de contacto entre la gestión del clima y el negocio?

Sin lugar a dudas, ser un excelente lugar para trabajar se conecta todo el tiempo con el negocio. Porque nuestra gente es el verdadero punto de contacto con nuestro cliente y cuanto mejor esté, mejor va a asesorar y a vender, mejores ideas van a aportar, y en definitiva todo eso va a ir sumando a que el producto final y la experiencia de compra de nuestros clientes sea de excelencia.

Cuando hay colaboradores satisfechos, contentos en el lugar donde trabajan, el negocio, sobre todo el nuestro, crece mucho más eficientemente.

¿Cuáles creés que son los principales desafíos en el proceso de gestión del clima?

Si nosotros disfrutamos de este negocio es porque trabajamos con muchas personas. Pero eso también es un desafío en sí mismo: debemos entender a cada uno y a cada grupo en sus necesidades. Ése es el desafío más grande que tenemos: tratar de comprenderlos, cuidarlos y acompañarlos.

En estos tiempos, la gente está hiperconectada, muy estimulada. Eso también nos exige mucho más, nos demanda mucho más ritmo para adaptarnos y nos obliga a estar mucho más atentos para escucharlos.

¿Cuáles son las razones que pusieron a Sodimac en este puesto del ranking?

Básicamente, nosotros respetamos de manera auténtica a las personas, ya que es parte de nuestra cultura. Las tratamos bien, comprendemos y celebramos la diversidad. Todo eso es parte de nuestra cultura, como estar alegres, sonreír, interactuar amenamente con la gente. Todas estas cosas hacen a la cultura de Sodimac, que luego se ve reflejada en la atención al cliente.

Todo parecería indicar que el retail es un negocio en donde es muy difícil conservar un buen clima de trabajo. Acá, por el contrario, hay algo en la cultura que nos hace ser un excelente lugar para trabajar.

¿Cuál es la mejor práctica que implementaron el año pasado?

El año pasado, dentro de las prácticas que implementamos, quiero rescatar algunas. Una que tiene mucho que ver con el balance entre la vida laboral y la personal. Es un beneficio para todos los colaboradores de oficina, consiste en que los viernes cortamos a las cuatro y cuarto de la tarde, para que puedan estirar un poco el fin de semana y hacer una actividad, generalmente deportiva. Incluso propiciamos que la gente de la oficina comparta alguna actividad post oficina ese mismo día.

Y después lanzamos dos beneficios que tienen que ver mucho con nuestro negocio, y que nos hacían falta. Son descuentos muy fuertes para la gente que está en plan de remodelar su casa, o de hacerse una primera casa.

¿Qué cambió en la empresa a partir de ser reconocida en el ranking de Great Place to Work®?

Para nosotros, conocer los resultados es un momento que disfrutamos y anhelamos durante todo el año y, cuando llega, la ansiedad va creciendo fuerte. Creo que como equipo estamos muy convencidos de las cosas que hacemos por las personas. Pero al final siempre está esa inquietud de saber si la gente reconoce lo que estamos haciendo, cómo les llega, o si lo perciben como lo esperábamos.

Siempre nos pasa lo mismo: al recibir los resultados, lo terminamos celebrando como si fuera una fiesta. Un verdadero festejo, porque queda demostrado que la gente valora las cosas que hacemos por ellos.

¿Cómo influye sobre los clientes el hecho de ser considerada un excelente lugar para trabajar?

Los clientes tienen cada vez más información. Noto, al estar en contacto con ellos en los ratos que puedo pasar por las tiendas, que también se ponen cada vez más exigentes.

Generalmente, después de publicarse el ranking, la gente se entera y lo valora. Me llama la atención cuando pasa eso. No sé si es el boca en boca, o si lo leen en el diario. Al final eso se nota y, probablemente con el tiempo, las sociedades se van a volver cada vez más exigentes con las compañías, en materia de sustentabilidad. No sólo ambiental, sino también de decir: “Devuélvanle a la sociedad parte de gratitud, de alguna forma”. Y la verdad es que tener un buen clima laboral, para nosotros por lo menos, es devolverle a la sociedad eso que nos reclama.

¿Qué es lo que debería tener una empresa para ser un excelente lugar para trabajar?

Creo que lo primero que debería hacer es respetar a la gente. Después, buenos líderes, que entiendan que la clave es servir a la gente. Estar dispuestos para los colaboradores y, al final, mucho compromiso. Esos son los pilares, lo demás viene solo.

 



 Reciba las últimas novedades
de Great Place to Work®