Las empresas con buen clima son más rentables

Las empresas con buen clima son más rentables
Nota publicada en el diario El Economista

Para Eduardo Aceiro, CEO de Great Place to Work Argentina, generar un buen clima laboral es tan rentable como accesible: tienen un impacto directo en las ganancias de las empresas y no requiere grandes inversiones. La clave es mantenerse alerta a las demandas de las nuevas generaciones de trabajadores y hacer un esfuerzo por ofrecer una propuesta de valor acorde.


¿Qué es lo que hace a una empresa un excelente lugar para trabajar?

Nosotros vemos que hay un montón de factores. Uno de ellos tiene que ver con el crecimiento personal, la posibilidad de los colaboradores de desarrollarse en su lugar de trabajo. Otro tema es el poder llevar un equilibrio entre la vida laboral y la personal. También hay mucha preocupación por parte de las empresas por lo relacionado con el bienestar de la gente, la calidad de vida, la salud, el ambiente de trabajo. Tiene que ver con pasarla bien en el puesto de trabajo. Relacionado con esto, cada vez más empresas tratan de que el lugar de trabajo, las oficinas, se parezcan más a un hogar, a una casa. Hay oficinas que empiezan a tener sillones, living, lugar de entretenimiento.

¿Los criterios que definen a un buen lugar para trabajar se van modificando con el tiempo, acompañando las prioridades y deseos de los trabajadores de las nuevas generaciones?

Por supuesto. Si una empresa que hace 20 años estaba entre las mejores baja los brazos y se queda haciendo exactamente lo mismo que en aquella época, hoy estaría afuera. Porque la gente reclama otras cosas; no es lo mismo lo que quiere una persona de 50 años que lo que quiere una persona de 35.


¿Qué quieren los trabajadores más jóvenes?

Tiempo libre, flexibilidad, la posibilidad de combinar vida laboral con la vida personal. Otra cosa importante es sentirse parte del proyecto: los jóvenes de hoy valoran mucho más en qué proyecto trabajan, en qué marca, para qué empresa, para qué dueños. Les gusta sentirse orgullosos de lo que hacen. Buscan empresas más dinámicas, un ambiente de confianza en los líderes y con todos los pares. Esto hace también a las propuestas de valor que tienen que ofrecer las empresas. Por otro lado, hoy los jóvenes están mucho más preparados para trabajar en equipo. Son mucho más colaborativos de lo que eran las generaciones anteriores. A lo mejor no tienen tanta profundidad en lo que hacen, pero tienen mucha más capacidad de abrir ventanas, de expandirse. También valoran que las empresas estén comprometidas con la responsabilidad social empresaria, con el cuidado del medio ambiente y con acciones en la comunidad en la que se mueven: trabajos en escuela, con ONGs. Además no buscan sólo el reconocimiento económico, sino el reconocimiento de los pares. El feedback, que era algo que hasta incomodaba en las generaciones anteriores, hoy es algo natural y que lo buscan directo, dinámico, oportuno. Incluso dentro de las empresas que están en la lista de las mejores todavía tenemos 20% de gente que no recibe un feedback anual, y cuando vemos la diferencia entre aquellas empresas que tienen uno o más y las que no tienen ninguno también se ve una diferencia importante.

¿Ser un excelente lugar para trabajar repercute necesariamente en las ganancias de la empresa?

Absolutamente. A nivel mundial hay estudios que demuestran que las empresas que tienen mejor clima laboral son mucho más rentables. Es lógico, porque los colaboradores dan la milla extra esa y el cliente lo nota. Es decir, están mucho más involucrados con el negocio de la empresa y eso se ve en los resultados.

¿El tamaño de las empresas condiciona la posibilidad de convertirse en un excelente lugar para trabajar?

No, en absoluto. Ser un excelente lugar para trabajar no significa necesariamente que tenga que haber mayores gastos o inversiones. La mayoría de las cosas que mencioné anteriormente no tienen costo. Acá hay otro tema importante: una empresa puede tener las mejores políticas y prácticas pero quienes las llevan adelante son los líderes. Cada líder tiene que hacer de su grupo un mejor grupo para trabajar, entonces la sumatoria de todos esos grupos hace la empresa. Por su puesto que es algo que tiene que venir desde arriba, tiene que ser una convicción de la alta dirección.

 



 Reciba las últimas novedades
de Great Place to Work®